Al placer de cocinar también se puede sumar el de cuidar nuestro medio ambiente. Tras la reciente crisis sanitaria mucha gente ha redescubierto las ventajas de cocinar y mejorar nuestra alimentación. Pero hacerlo de una forma inconsciente puede implicar serios problemas para nuestro entorno, tan sensible a nuestras acciones. 

Para que esta actividad no genere excesivos residuos (especialmente plásticos), emplee menos energía y sea menos impactante para la naturaleza te traemos una serie de consejos de cocina sostenible.

La cocina eco empieza con la compra

Toda sesión de cocina se inicia con una buena compra, pero, ¿te has planteado cambiar la manera en que lo haces? Gran parte de los alimentos que encontramos en nuestras casas vienen en envases de plástico, muchas veces innecesarios.

Empezar a comprar llevando bolsas y fiambreras de casa es un gran paso para conseguir cocinas sostenibles. En este sentido, comprar a granel (como por ejemplo, adquiriendo legumbres, verduras y frutos secos en un mercado municipal) y evitar los productos precocinados, que van necesariamente envasados, será una gran idea.

Del mismo modo, los productos de limpieza que empleamos en la cocina pueden también ser adquiridos en locales especializados de venta a granel de productos ecológicos y respetuosos con la naturaleza. Cada vez hay más y puedes tener alguna esperándote cerca de tu casa. Por ejemplo, podéis consultar los establecimientos físicos de las cadenas 4eco, que ofrecen estos productos sin la necesidad de llevarte un nuevo envase

Por último, si el sabor del agua que utilizas para cocinar no te satisface, prueba nuestros filtros de carbón activado, capaces de ahorrarte la molesta compra de botellas y garrafas de agua a cambio de un agua de excelente calidad, filtrada para evitar olores o sabores y sin desperdiciar ni una gota. 

Almacena tus alimentos de una manera sostenible

Ve desterrando poco a poco el plástico de tu alacena o nevera. Los envases de cristal, cerámica o madera pueden durar tanto o más sin constituir un problema para el medio ambiente. 

E incluso llévate la comida de casa (mucho mejor que comprar un plato preparado) en alguna de las soluciones de almacenamiento que puedes encontrar casi en cualquier lado: olvida el papel de aluminio o film transparente y pásate a bolsas de tela encerada, fiambreras de cristal o cajas de bambú.

Ahorro de energía y cocina sostenible

Los consejos de ahorro de energía en la cocina son tan sencillos de seguir como importantes, ya que el consumo de la cocina representa un porcentaje importante del total de nuestros hogares.

  • Utiliza sartenes y ollas que se adapten al tamaño del quemador, sea del tipo que sea, de ese modo estarás aprovechando todo el calor producido. 
  • Utiliza electrodomésticos clasificados como A++ en la medida de lo posible, ya que son los garantizan un menor consumo energético.
  • Evita abrir el horno mientras lo tienes en funcionamiento, e incluso busca alternativas a este electrodoméstico cocinando de otras formas los alimentos.
  • Coloca tu frigorífico en su programa ecológico y no lo abras sin necesidad ni durante largos periodos de tiempo.

Cocina ecológica y comida orgánica

Utilizar ingredientes procedentes de la agricultura y ganadería ecológica, así como productos de cercanía, es una manera inteligente de contribuir a una cocina más sostenible. Estos evitan la utilización de productos que pueden comprometer la buena salud de la biodiversidad.

Vigila los etiquetados y los ingredientes utilizados e infórmate de dónde vienen los alimentos que compras. Probablemente estemos llevándonos a casa frutas y verduras que han recorrido medio mundo antes de llegar a nuestra cocina, y es sencillo sustituir este tipo de consumo por el del producto local, adaptándonos a aquello que es propio de la temporada.

De nuevo los mercados locales son un gran lugar donde adquirir productos de proximidad e incluso aprender alguna receta característica de la estación en la que nos encontramos. Congelar nosotros mismos algunas verduras para contar con ellas cuando ya no las encontramos en el mercado nos puede evitar comprar productos que llegan de muy lejos y además pueden ir envueltos en plástico.

Comida más sostenible gracias a la reducción de residuos

Separar los residuos tanto en la cocina como en el resto de nuestro hogar es una costumbre que contribuye a proteger nuestro planeta. Todo objeto debe acabar en el contenedor adecuado cuando llegue el fin de su utilidad. 

Los envases deben terminar en sus respectivos contenedores, ya sean de vidrio, plástico, metalizados o de papel. Y en cuanto al resto de residuos, quienes dispongais de jardín o huerta podéis plantearos aprovechar los residuos vegetales en una compostera que devuelva a la tierra los nutrientes necesarios.

En resumen, si queremos cocinas verdes, tan solo tenemos que ir cambiando nuestras costumbres y empezar a ser un poco más conscientes de cada gesto y de su impacto medioambiental. 

Estar informados es una manera eficaz de implementar buenas costumbres y abandonar otras menos buenas, así que os aconsejamos visitar nuestro blog, en el que podréis encontrar información sobre sostenibilidad y sobre un agua de excelente sabor y calidad indiscutible que colabora contigo en tu lucha por un planeta más limpio. 

Fuentes:

https://www.consumer.es/medio-ambiente/siete-consejos-para-cocinar-de-forma-mas-sostenible.html

https://www.ekoideas.com/blog/productos-consejos-para-una-cocina-sostenible

https://www.mipodo.com/blog/ahorro/cuanta-energia-consume-nevera-consumo-electrico-frigorifico/#:~:text=Seg%C3%BAn%20el%20IDAE%2C%20la%20diferencia,al%2042%25%20de%20la%20energ%C3%ADa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − diez =