El agua potable y su distribución

Agua potable y su distribución

Vivimos en ciudades bajo las cuales se distribuye el elemento más preciado para la vida: el agua. Las instalaciones de distribución (y también las de captación y depuración) de agua potable son responsables de que podamos, con un gesto tan sencillo como abrir el grifo, hidratarnos con seguridad completa.

Para quienes no están familiarizados con la obra civil (aquellas cuyo destinatario es la ciudadanía en general), la distribución de agua potable requiere de un esfuerzo y planificación considerables, así como de un mantenimiento constante que garantice sus condiciones de suministro y seguridad.

Desde Tuawa somos conscientes de la importancia de estas inmensas obras, que fluyen por el subsuelo la mayor parte del tiempo y que permiten una vida de calidad en nuestras ciudades. Nunca nos cansamos de decir que el agua del grifo es un agua de gran calidad pese a que su olor o sabor no agrade a ciertos consumidores, ya que se pueden evitar con cualquier de las soluciones bajo el fregadero que os proponemos.

Por eso queremos acercaros un poco más de información acerca del agua potable y su distribución, tan importante como su potabilización, puesto que la acerca a nuestros hogares, y que tanto esfuerzo requiere en su gestión.

Oferta de solución de filtrado

¿Cómo se distribuye el agua potable?

El agua es captada desde distintos puntos (acuíferos, pantanos, ríos, etc.) desde ahí, se inicia un primer camino que la lleva a las plantas potabilizadoras, donde a través de diversos procesos químicos y mecánicos, se consigue obtener agua potable de gran calidad.

Una vez obtenida este agua totalmente bebible, el siguiente paso es lograr que esta llegue a los hogares de los consumidores en buenas condiciones: con la presión adecuada y sin sufrir ningún tipo de contaminación. Además, se pretende que el suministro esté disponible todos los días a cualquier hora.

Así pues, desde la planta potabilizadora, empieza el camino que lleva el agua a los puntos de consumo directo. Estos son los hogares y todos los edificios públicos. También las fuentes que se reparten por las ciudades, etc.

La red de distribución divide su labor en dos fases diferenciadas: la distribución en alta y la distribución en baja. Os explicamos con detalle cómo funcionan cada una.

Distribución en Alta del agua potable

Esta fase de la distribución de agua potable es la que extrae la misma de las plantas potabilizadoras y la acerca a los núcleos habitados.

Foto: Global Omnium

Para empezar, y a través de instalaciones (tuberías) de gran tamaño, se transporta el agua ya apta para el consumo humano hasta las inmediaciones de las ciudades. Estas tuberías también necesitan de la acción de estaciones de bombeo que hagan posible que circule con una presión concreta. Este primer paso se conoce también como aducción.

Foto: Global Omnium

Y es que no tenemos potabilizadoras dentro de las ciudades, sino que suelen estar a cierta distancia de ellas y necesitamos acercar el agua obtenida.

Una vez llegamos a las ciudades ya podemos hablar de lo que comúnmente entendemos o llamamos red de distribución. En este caso, hablamos de la compleja red de tuberías que va repartiendo el agua potable en la ciudad a través de canalizaciones que han reducido su tamaño con respecto a las que se utilizan en la aducción del agua potable. 

Durante todo este proceso se instalan tanto controladores de presión como de calidad, de modo que el agua que sale de nuestros grifos es completamente segura y sus instalaciones, aunque requieran mantenimiento cada cierto tiempo, fiables y duraderas.

Para hacerse una idea de la magnitud de las instalaciones que integran la distribución en alta del agua potable, nada mejor que ver un pequeño resumen de cómo se desarrollan a través de este vídeo de Global Omnium en el que se muestran parte de las obras de abastecimiento de aguas a la ciudad de Valencia:

Distribución en Baja del agua potable

El segundo tramo de esta labor de distribución de agua potable es aquel que toma el agua desde las instalaciones de distribución de las que os hemos hablado y las acerca a las acometidas.

Las acometidas son vías que conectan el paso del agua potable hasta un edificio, vivienda o instalación. Para controlar que la cantidad de agua es la justa y necesaria y también para garantizar su buen funcionamiento, las acometidas llevan instaladas un cierto número de llaves.

Estas llaves permiten cortar el suministro si existe algún problema o avería o abren el paso del agua que proviene de la distribución en Alta a los edificios. También se instalan llaves en los propios edificios para dar o cortar el servicio de agua.

En estas instalaciones se colocan los famosos contadores, responsables de controlar el volumen de agua consumido y con ello calcular la factura de este suministro tan necesario.

En resumen, la distribución de agua potable requiere de una planificación y previsión necesaria para garantizar el acceso a la misma, por lo que su titularidad o planeamiento suele recaer en las administraciones públicas (aunque en algunos casos se externaliza la gestión).

En nuestro territorio contamos afortunadamente con infraestructuras de indiscutible eficacia y calidad que garantizan tanto el suministro como su calidad. Y es que el agua que sale de nuestros grifos es de una salubridad indiscutible, incluso aunque presente a veces cambios en su sabor que no nos agraden.

Y es que, por lo general, el parque de viviendas de una ciudad como Valencia es algo antiguo. Si las instalaciones interiores no se han mantenido correctamente por los dueños de la vivienda, las canalizaciones pueden cambiar la composición del agua, acentuando olores y sabores.

Desde Tuawa reivindicamos el agua del grifo como la solución de mayor calidad y más responsable con el medio ambiente, y nos encargamos de terminar de hacerla perfecta gracias a nuestras soluciones de filtrado. ¿Te animas a probarlas?

Querrás Beber agua del grifo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

8 + once =