La situación sanitaria provocada por la COVID19 ha traído nuevos retos en la gestión de residuos como las mascarillas higiénicas y los guantes. Estos elementos de protección ya forman parte de nuestro día a día y tienen un impacto obvio sobre el medio ambiente

La crisis sanitaria coloca la preservación de la salud por delante de todo, pero lo cierto es que nos estamos enfrentando a un nuevo problema ambiental que se va a prolongar de manera indeterminada en el tiempo.

Es natural que surjan dudas sobre cómo y dónde desecharlos, puesto que hasta ahora eran materiales prácticamente reservados a ciertos sectores como el sanitario o el alimentario. En Tuawa estamos comprometidos con la disminución del impacto del ser humano sobre el medio ambiente, así que queremos contribuir aportando algo de información.

¿De qué están hechos los guantes y mascarillas?

Para entender mejor cuál es el ciclo de vida adecuado de estos nuevos objetos de uso cotidiano, lo mejor es conocer mejor cómo utilizarlas y con qué materiales se fabrican, así como cuánto dura su vida útil:

  • Mascarillas quirúrgicas: fabricadas con celulosa o polipropileno, nos protegen y protegen a quienes nos rodean. Son utilizadas tradicionalmente por el personal sanitario para evitar transmitir enfermedades y también por los enfermos infecciosos. En caso de ser positivo en coronavirus, esta es la elección adecuada se tengan o no síntomas. En general no deberían ser utilizadas más de 4 horas y deben adquirirse en farmacias.
  • Mascarillas higiénicas: esta es la opción preferente que pueden llevar las personas sanas, aunque en la actualidad se está exigiendo en ciertos territorios utilizar una quirúrgica para acceder a centros sanitarios. Normalmente están elaboradas con tejidos (como el algodón, por ejemplo) y pueden ser reutilizables o no. Si lo son, el fabricante de las mismas deberá especificar cómo debe ser su lavado. En general, y salvo especificaciones en contrario, tampoco deberían de utilizarse durante más de 4 horas.
  • Mascarillas EPI: quienes estén al cuidado de un positivo de COVID19, sean o no personal sanitario, deben utilizar este tipo de mascarillas. Se elaboran también con polipropileno y su uso recomendado vuelve a ser de 4 horas. Existen varios modelos según el grado de protección que ofrecen frente a partículas y algunas incluyen una válvula de exhalación que las convierte en adecuadas para proteger a su portador pero no a su entorno.
  • Guantes: están fabricados con diferentes materiales, como látex, plástico o goma, entre otros. Lo ideal es cambiarlos a menudo ya que podemos tocarnos la cara con los guantes contaminados. Al ponerlos y quitarlos hay que tocar tan solo su cara interna, como medida de seguridad.
Imagen: Ministerio de Consumo, Gobierno de España

Las mascarillas además suelen incluir partes metálicas y plásticas para ajustarlas a la nariz y las orejas. 

El contenedor de residuos adecuado

Cuando una mascarilla ha cumplido con su vida útil, o si está mojada o sucia, debemos desecharla (salvo en los casos en que sea lavable y reutilizable). Esta medida también se aplica a los guantes que deben ser de un solo uso. Hayamos estado en contacto o no con positivos, hay que depositar guantes y mascarillas en una bolsa de plástico distinta a la de los residuos domésticos.

Es importante recordar que siempre hay que desecharlos como si tuviésemos la certeza de que hemos estado en contacto con patógenos. Actuar de este modo tan riguroso nos protege a todos de un hipotético contagio, ya que en algunos materiales se ha detectado la presencia del virus incluso varios días después del contacto. 

Una vez dentro de esta primera bolsa cerrada, debemos introducirlos en otra adicional y cerrarla bien de nuevo. Si no contamos con un contenedor de residuos domésticos cerca, las papeleras de la vía pública serán el segundo lugar indicado para depositarlos. Nunca hay que recurrir al contenedor de envases (el amarillo) para su eliminación. 

Si además en la casa existe una persona enferma, es necesario añadir una bolsa más y utilizar un recipiente (o cubo) distinto al del resto de convivientes. Es importante recordar que habrá que higienizarlo con los productos adecuados con frecuencia.

En cualquier caso, después de manipular mascarillas y guantes usados habrá que lavarse las manos con jabón o, si esto no es posible, con geles alcohólicos.

Comprometidos con la protección del medio ambiente

Lamentablemente ya hace meses que mascarillas y guantes constituyen un problema para la naturaleza. De ahí la importancia de aprender buenas costumbres que la protejan. Ya se han encontrado en el océano millares de estos residuos flotando y afectando por tanto a la salud de la fauna y flora marina, por lo que la concienciación de la sociedad sobre su correcta eliminación se convierte en algo urgente, además de necesario. 

Imagen: Pixabay


Está en manos de todos ser parte de la solución que ataje esta crisis sanitaria, y también evitar que se convierta en una crisis medioambiental de consecuencias nefastas.

Fuentes:

https://www.consumer.es/medio-ambiente/donde-tirar-mascarilla-guantes-usados.html

https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov/documentos/030520_GUIA_COMPRA_MASCARILLAS.pdf

https://www.aguasresiduales.info/revista/noticias/donde-tirar-los-guantes-y-mascarillas-usados-ERIxU

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 4 =