Abrir un grifo, llenar un vaso, calmar la sed. Parece sencillo pero tras este gesto existe un trabajo complejo que implica numerosos procesos y actores implicados. El ciclo del agua potable es un trabajo que con frecuencia pasa desapercibido, pero que supone un trabajo continuo.

Antes de llegar al momento en que abrimos el grifo y disfrutamos de un agua de gran calidad, podemos dividir el camino que ha recorrido en tres grandes fases: el abastecimiento de agua, su tratamiento, la distribución en la ciudad y la llegada a nuestras casas.

Recorrido del agua: punto de partida

El proceso de abastecimiento de agua potable (aunque en su punto de partida no siempre sea bebible), es variado según el origen que tenga la misma: puede proceder de reservas subterráneas, en cuyo caso se elaboran las infraestructuras necesarias para bombearla a la superficie. En otros casos procede de embalses, lagos o ríos. 

En gran medida dependemos de la acción del clima para que esos reservorios tengan el volumen necesario de agua para abastecer a las áreas de población a las que dan servicio. En caso de que periodos sin lluvia hagan disminuir caudales, las grandes obras hidráulicas permiten llevar agua allí donde sea necesario.

Cómo se potabiliza el agua

El siguiente paso es la potabilización del agua, que no es otra cosa que someterla a procesos que la hacen apta para el consumo humano eliminando sustancias tóxicas además de olores y sabores. Se trata de un proceso complejo que requiere seguir una secuencia de pasos. 

En primer lugar, las estaciones de tratamiento de aguas potables reciben esas aguas subterráneas o superficiales. A partir de ahí, las someten a tratamientos encaminados a obtener un agua de gran calidad:

  • Pretratamiento: esta parte elimina a través de un filtro (reja) y un tamiz todos aquellos residuos de gran tamaño presentes en el agua.
  • Desinfección: a través del dióxido de cloro, las sustancias orgánicas se oxidan.
  • Filtrado con carbón activado: al igual que con los filtros de Tuawa, en esta fase se utiliza carbón activado, ya que es capaz de filtrar sustancias que modifican el sabor y pesticidas.
  • Coagulación-flocuación-decantación: en esta tercera fase y a través de varios procesos, se consigue aumentar el tamaño de ciertas partículas para poderlas decantar y que pasen a formar parte de un fango sólido.
  • Filtración sobre lecho de arena: aquí se actúa tanto física como químicamente eliminando partículas no deseadas. 
  • Desinfección: Por último, se administra radiación ultravioleta y color hasta que el agua alcanza un nivel de salubridad y calidad óptimo para el consumo humano.

Circuito del agua en las ciudades

Una vez que el agua obtiene una calidad indiscutible, se procede a la parte del proceso conocida como distribución en alta. A través de grandes tuberías y bombas (de diámetros de gran tamaño y a través de largas distancias), se acerca el agua a las ciudades

Después, se distribuye en tuberías de un calibre menor que las van a acercando a distintos puntos de suministro a través de la que denominamos red de distribución. Aquí es importante controlar el nivel de presión. A través de toda esta red se encuentran distintos puntos de control en forma de instalaciones de control o de bombeo, entre otras.

Cómo se suministra el agua a nuestros hogares

Por último, y a través de instalaciones que denominamos acometidas podemos explicar cómo llega el agua a nuestras casas. Esta red nos deja en la puerta de nuestras viviendas e industrias el agua potable que necesitamos. Una vez la tenemos en nuestro edificio, una serie de llaves y bombas nos la trae hasta nuestras cocinas y duchas. 

Durante todo este ciclo del agua, se garantiza su salubridad y calidad, sin embargo notamos en algunas áreas geográficas que al abrir el grifo esta presenta sabores y olores no deseados. ¿A qué se debe? Se trata tan solo de partículas que de forma natural se encuentran en el agua y que en combinación con el necesario cloro producen estos olores que sin embargo no afectan en absoluto a su salubridad. 

Después de estas grandes instalaciones y complejos sistemas puedes optar por una solución facilísima de instalar, económica, sostenible y que te ofrece un montón de comodidades para darle el sabor definitivo sin alterar su calidad: ¿Por qué no pruebas los filtros de Tuawa?

  • Aprovecha, sin desperdiciar, el agua de gran calidad que sale del grifo.
  • Consiste en un filtro de carbón activado que se instala bajo el fregadero sin necesidad de perforar ni hacer obras: ¡puedes hacerlo tú mismo con ayuda de un videotutorial! Aunque si lo prefieres, Tuawa pondrá a tu disposición un técnico instalador.
  • Te olvidas de cambiar los filtros: ya lo hace Tuawa por ti. En su precio mensual va incluido el cambio de filtros anual (¡tan solo una vez al año y sin salir de casa!).
  • Estás cubierto por un servicio de reparación y asistencia ¡y el envío a tu casa es gratuito!

Olvida cargar con pesadas garrafas de agua y apúntate a una solución que te permite ahorrar y vivir más cómodamente bebiendo agua del grifo con el mejor sabor. Todo esto respaldado por expertos en el ciclo del agua, como Global Omnium, y especialistas en mejorar el sabor del agua, como BRITA. ¡Deja que Tuawa te haga la vida más fácil!

Fuentes:

https://www.globalomnium.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 2 =