¿Beber agua hidrata la piel? En Tuawa sabemos que son muchas las preguntas en torno a los beneficios de beber agua, o incluso sobre cuánta hay que tomar al día. Por eso intentamos actualizar nuestro blog con consejos de bienestar relacionados con tu salud. 

El aspecto de nuestra piel nos preocupa, y más conforme vamos envejeciendo. Por eso, solemos dedicar mucho tiempo a pensar cómo hidratar la cara y el cuerpo, no solo a través de cremas hidratantes, sino también a través de hábitos sanos. Pero lo cierto es que se publican muchas informaciones sobre beber agua poco contrastadas que nos pueden llevar a error o a poner muchas expectativas en rituales que poco aportan a nuestra salud, belleza y bienestar. 

En Tuawa somos claros, tanto como el agua que filtramos, y te vamos a contar todo lo que necesitas saber sobre beber agua para hidratar la piel.

beber agua hidrata la piel

¿Beber agua hidrata la piel?

La respuesta es obvia: sí, nuestra piel forma parte de nuestro organismo y este necesita agua para mantener sus funciones y tejidos en perfecta forma. Pero, ¿el agua rejuvenece? Aquí la respuesta es algo más compleja: beber agua posibilita que muchas funciones vitales de nuestro cuerpo (el funcionamiento de nuestro cerebro, la calidad del movimiento en nuestro aparato locomotor o la actividad de nuestros riñones) se realicen en perfectas condiciones. 

Si bebemos menos agua de la que necesitamos, probablemente nuestra piel presente un aspecto apagado y menos fresco de lo habitual, pero esto probablemente se deba a que nuestra sangre está echando de menos fluidos para transportar oxígeno o nuestros riñones para expulsar toxinas. También nos costará más movernos o pensar. 

Así pues, hay que beber agua para que todo nuestro cuerpo tenga la cantidad que necesita para funcionar correctamente. ¿Y cuánta agua es esta? La respuesta viene definida por la edad, el tamaño, la actividad y la climatología. Una persona adulta con un nivel de sudoración normal en una climatología sin extremos necesitará entre 3,7 y 2,7 litros de agua al día. 

Pero eso no implica que necesariamente debamos beber esas cantidades en agua pura: los alimentos que tomamos también contienen agua y contribuyen a nuestra hidratación. Si te tomas una infusión en taza grande, fruta fresca y jugosa, una ensalada o un buen plato de sopa, también te estás hidratando.

Por tanto: beber agua hidrata la piel, pero ¿podemos aportar algo a nuestra dermis bebiendo más agua?

Si beber agua hidrata la piel, ¿beber mucha agua la hidratará aún más?

Esta es la pregunta que muchos se formulan, confiando en declaraciones de famosos que aseguran tener muy buen aspecto gracias al agua que toman al día. Pues bien, aunque beber agua hidrata la piel y el resto del cuerpo, aumentar la cantidad de agua ingerida no tiene en realidad un efecto especialmente positivo sobre ella.

De hecho, debemos tratar con cuidado este tema porque beber agua en exceso puede ser contraproducente, ya que podríamos alterar nuestros niveles de sales minerales en las células y poner en peligro nuestra salud.

es bueno beber mucha agua

Características de una piel hidratada

Pasemos a los consejos indicados específicamente para cuidar nuestro aspecto: ¿cada cuánto hay que hidratar la piel? ¿Cuáles son las características de una piel hidratada? 

Una piel hidratada contendrá la cantidad de agua que necesita para formar la barrera protectora que nuestro cuerpo necesita y estará lo tersa y luminosa que corresponda con nuestra edad y con los cuidados que le hayamos procurado. Sobre todo será una piel con un grado de elasticidad óptimo (salvo patologías) y por tanto, más resistente. 

¿Y cada cuánto hay que hidratar la piel? Sobre esto, tanto la Asociación Española de Dermatología como su homóloga estadounidense coinciden en que no por aplicar mayores cantidades de crema hidratante o con mayor frecuencia se van a conseguir mejores resultados. De hecho, pasarse con la crema nos puede traer problemas como el acné o la sequedad, irónicamente. Introducir demasiada agua en nuestra piel puede alterar la fórmula de la barrera que formamos con otras sustancias, como los lípidos. 

Lo mejor es hidratarse más en invierno (una vez al día, por ejemplo) y hacerlo después de la ducha, cuando nuestra piel cuenta con un nivel de humedad óptimo. Cada piel necesitará una crema específica y una frecuencia adecuada, que nadie mejor que un especialista te podrá recomendar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 5 =