En Tuawa nos hemos propuesto que conozcáis toda la información relevante o sorprendente en torno al agua, ese elemento esencial para la vida en nuestro planeta y que no siempre se ha tratado todo lo bien que se debería. Hoy queremos responder a una pregunta que nos hacemos a menudo: ¿Cuánta agua hay que beber al día para estar sanos?

Y es que beber agua es un gesto tan cotidiano como respirar, por lo que es fácil obviar su importancia. Tampoco ayuda el hecho de que parece ser una cuestión sujeta a modas dietéticas y de la que, por tanto, se pueden llegar a publicar informaciones contradictorias.

Lo cierto es que no hay una respuesta única, puesto que cada cuerpo tiene unas necesidades según su fisiología o incluso del ambiente o actividad en el que se contextualice. Pero sí existen indicadores e información relevante que vale la pena detenerse a leer.

¿Por qué necesitamos beber agua?

Nuestros cuerpos son, en su mayoría, agua. La proporción varía según cada individuo pero podríamos decir que entre una mitad y tres cuartos de nuestro cuerpo son, sencillamente, agua.

Por tanto, el agua, más que beneficiosa para nuestra salud es absolutamente necesaria. Nuestro aparato locomotor no podría funcionar, no podríamos filtrar nuestra sangre a través de los riñones y excretar todo aquello que nos hace daño. Nuestros ojos no podrían funcionar correctamente, y tampoco podríamos digerir los alimentos ni mantener nuestra temperatura. De hecho, no podríamos existir tal y como estamos diseñados.

Por tanto, queda bastante claro que necesitamos agua para vivir y funcionar. Pero, ¿cuánta?

¿Cuánta agua hay que beber al día?

La respuesta es variable, ya que tal y como apuntábamos no hay dos cuerpos iguales en dos contextos iguales. Resulta más sencillo estar alerta ante los indicadores de deshidratación (deficiencia de agua en nuestro organismo) que seguir una norma que sirva para todos igual.

La misma persona con el mismo peso y complexión necesita aportes distintos de agua según la actividad física que realice o la temperatura exterior. Por tanto, no se trata tanto de contar vasos de agua sino de escuchar las señales que nuestro cuerpo envía en relación a la hidratación.

Sin embargo, y por ofrecer una cifra, se podría establecer un promedio (que no una norma fija) de unos tres litros para el sexo masculino y unos dos para el sexo femenino. Con todo, esta es una cantidad que variará con la edad y muchas otras variables.

Querrás Beber agua del grifo

¿Cuánta agua deben beber los niños al día?

Los niños hasta los ocho años pueden tener unas necesidades de ingesta de agua en torno a un litro al día. El siguiente tramos, que alcanzaría los 13 años de edad necesitaría una cantidad algo por encima del litro y medio. A partir de esta edad y hasta alcanzar la edad adulta (en plena pubertad), sus necesidades crecerán hasta los dos litros y medio aproximadamente.

¿Cuánta agua deben beber los adultos al día?

Insistimos en que un atleta profesional, alguien que viva en un desierto o una persona en un entorno muy frío necesitarán cantidades muy distintas. Aún así, se ha estimado que necesitamos unos 3,7 litros de agua al día (para el sexo masculino) y unos 2,7 litros para el femenino. Con el embarazo y la lactancia esas cantidades aumentan ligeramente.

Eso no significa que tengamos que medir esa cantidad exacta de agua y beberla al día, puesto que a través de nuestra alimentación ingerimos una cantidad variable de agua.

Con una dieta rica en verduras y frutas ya estamos ingiriendo una cantidad considerable de agua, y además hay que tener en cuenta sopas, infusiones, leche, etc. En cuanto a qué agua es más recomendable, lo cierto es que el agua del grifo es de gran calidad y mantienen minerales esenciales para nuestra salud.

Si su sabor no resulta del todo agradable, ya sabéis que podéis contar con soluciones sencillas, cómodas y económicas como las de los filtros de Tuawa.

¿Cuánta agua deben beber las personas mayores al día?

A partir de una cierta edad es posible que el reflejo de la sed, que nos avisa de cuándo necesitamos agua, esté algo menos despierto. En esa época de nuestras vidas lo mejor es llevar una cuenta exacta de los vasos de agua que nos tomamos.

Con la edad tendemos a estar más deshidratados, por lo que es un momento vital en el que ser disciplinado será importante: una buena manera de mantenernos hidratados es contar los vasos de agua que bebemos al día, que serían uno con cada una de las comidas más (al menos) unos cinco.

¿Cómo podemos saber si estamos bebiendo bastante agua al día?

Tener en cuenta nuestro nivel de actividad física o la temperatura o humedad ambiental nos ayudará a estimar cuánta agua necesitamos. Además, podemos observar si nuestro cuerpo nos está enviando señales.

Una garganta o boca seca, ojos con sensación de falta de lubricación, piel algo más arrugada de lo normal o una orina muy oscura pueden ser signos de deshidratación. Aprender a escucharnos y mantener una cierta disciplina nos ayudará a mantenernos en condiciones óptimas.

Esperamos que estos consejos os hayan resultado útiles, recordad que en nuestro blog os informamos sobre multitud de temas interesantes relacionados con el agua, ¡os esperamos para resolver dudas y curiosidades!

Oferta de solución de filtrado

Fuentes:

https://www.mayoclinic.org/es-es/healthy-lifestyle/nutrition-and-healthy-eating/in-depth/water/art-20044256#:~:text=UU.,al%20d%C3%ADa%20para%20las%20mujeres https://www.vitonica.com/prevencion/cuanto-agua-hay-que-beber-al-dia-respuesta-no-dos-litros

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 3 =