El medio ambiente no es inmune a nuestra acción. Nuestra forma de vivir y consumir afecta muy especialmente a nuestros recursos hídricos. La industria y los residuos urbanos hacen necesaria la depuración del agua antes de devolverla a la naturaleza. 

¿Por qué es necesaria la depuración del agua? Porque sin este proceso, a través del cual el agua se trata de manera que pueda volver a su ciclo natural sin que cause un impacto negativo en el medio ambiente, el agua acabaría en ríos y mares con multitud de contaminantes disueltos. 

Acabaríamos con la biodiversidad acuática y no podríamos utilizarla para la agricultura, por lo que la alimentación de la humanidad se vería comprometida. Además, al consumirla pondríamos en riesgo nuestra salud. Como la vida sin agua en nuestro planeta no es posible, el proceso de depuración de aguas residuales es totalmente necesario.

¿Dónde se realiza la depuración de aguas residuales

Las instalaciones de depuración de agua se denominan EDAR (Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales). Se trata de un lugar donde se automatizan procesos físicos, químicos e incluso biológicos que permiten que el agua recupere su salud.

Los procesos físicos son fáciles de entender, se utilizan filtros, se eliminan las sustancias que flotan en la superficie, se somete el agua a movimiento para que estos sólidos se dirijan a un lugar concreto y se puedan separar, y un largo etc. Los procesos químicos también son variados y en todos ellos se consigue eliminar, neutralizar o transformar sustancias nocivas en otras inocuas. 

Por último, los procesos biológicos se sirven de la acción de ciertos microorganismos. Estos digieren o transforman las sustancias de origen orgánico que contaminan el agua. 

En estas instalaciones se siguen una serie de pasos para depurar el agua, que van sumando acciones de limpieza que variarán según la finalidad a la que se quiera destinar.

Oferta de solución de filtrado

¿Cómo funciona una depuradora de agua?

Las EDAR siguen una serie de pasos para depurar el agua:

Pretratamiento

Esta es la fase en la que se eliminan aquellos objetos o partículas en suspensión de mayor tamaño. El agua llega a la EDAR arrastrando plásticos, restos vegetales, arena, etc. Se suele realizar en tres pasos, para ir separando cada vez residuos de mayor tamaño. 

Se utilizan rejas y tamices y también se inyecta aire en el agua para que algunas partículas queden atrás (como las arenas o grasas en suspensión). 

Tratamiento primario

Aquí se combinan medios físicos y procesos químicos, ya que el objetivo es eliminar sólidos y también otro tipo de sustancias. Se suele recurrir a un proceso denominado de coagulación en el que se consigue que, mediante la adición de ciertos elementos, se apelotonen las partículas no deseadas. De ese modo, es más fácil filtrarlas.

Tratamiento secundario

En este momento es cuando entran en juego los microorganismos que nos ayudan a tratar el agua. Para eliminar los restos orgánicos que esta contenga, básicamente se deja que se alimenten de todo ese residuo orgánico que el agua lleva y se les deja crecer y multiplicarse. 

Tratamiento terciario

En la última de las fases de la depuración del agua se eliminan sólidos y restos de materia orgánica. Esta fase es muy relevante si se quiere volver a dar un uso a este agua (por ejemplo, para regar las cosechas o jardines). 

Diferencia entre depuradoras y potabilizadoras

Así pues, las fases del agua a través de una EDAR van eliminando por diferentes medios diferentes contaminantes. Sin embargo es importante diferenciar su labor de la de una potabilizadora de agua.

Las principales diferencias son que el agua que llega a las plantas potabilizadoras presenta unas condiciones distintas, con una carga de contaminantes mucho menor, y que el agua potabilizada es apta para el consumo humano

Afortunadamente en nuestro territorio el agua potable es de una calidad indudable, aunque a veces y debido a la acción de partículas que no son nocivas y que aparecen de forma natural en el agua de algunas regiones su sabor u olor no sea el deseado. 

Para mejorar ese sabor sin recurrir a la compra de botellas de agua de plástico, que tan solo empeoran el grave problema que este residuo supone para el planeta, contamos con las soluciones de filtrado de carbón activado de Tuawa

Son fáciles de instalar (puedes hacerlo tú mismo con ayuda de videoasistencia y videotutoriales), te los traen a casa sin gasto adicional y su precio incluye mantenimiento y el recambio anual de filtro (y con opción de solicitar un instalador, si a pesar de ser tan fácil prefieres no hacerlo tú, a un coste realmente bajo). 

Además, detrás de estas soluciones (que no desperdician agua, a diferencia de las soluciones de osmosis) está la experiencia de Global Omnium y la tecnología de BRITTA, que hacen posible un agua de sabor perfecto que no elimina la calidad y salubridad con la que sale del grifo de tu cocina. ¿Quieres saber más? Volverás a beber agua del grifo.

Querrás Beber agua del grifo

Fuentes: 

https://www.depuradores.ad/es/contingut-3/comment-epure-t-on-l-eau.html

https://www.acciona.com/es/tratamiento-de-agua/depuracion/

https://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-articulo-depuracion-potabilizacion-del-agua-13051504#:~:text=Naturalmente%20y%20aunque%20sea%20preciso,org%C3%A1nica%20y%20condiciones%20microbiol%C3%B3gicas%20aceptables.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × tres =